Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

«Un andar solitario entre la gente» Muñoz Molina, Antonio

 Obra monumental, ambiciosa y arriesgada y muy exigente para el lector, aunque con una calidad y belleza sorprendente, construida con preciosismo y mucho mimo, mimo que no desfallece a pesar de su extensión.

 No es una novela, es más bien un ensayo poético, un enorme y rico collage de diferentes elementos que forman un mosaico abigarrado de descripciones y vivencias relacionadas con la ciudad, con la literatura, con la relación entre ambas y con muchas cosas más.

 En un principio el autor se dispone a poner por escrito las conversaciones que oye caminando por la ciudad, los anuncios que lee, los titulares periodísticos y televisivos, los carteles de las calles y espectáculos… todo lo que entre por sus sentidos, como haciendo un experimento formal.

 Sin embargo, pronto da entrada también a observaciones más subjetivas (donde propone divertidas disciplinas como la deambulologia, o habla de construir el arte con material de desecho, etc), a sus propias reflexiones (el proceso de creación artística, el capitalismo voraz e irresistible que impregna y está presente en todo el texto), a sus vivencias personales (sus estancias y caminatas por diferentes ciudades, su matrimonio, su depresión,…), y a la descripción admirada y compasiva de las vidas de algunos de sus héroes literarios: Poe, Walter Benjamin, De Quincey, Baudelaire, Wilde, Lorca, etc. 

 Donde este libro destaca y brilla es en su cuidadísimo y exquisito uso del lenguaje, haciendo gala de una adjetivación precisa e imaginativa (“tullido tenaz”, “divagaciones insensatas”), unas descripciones elaboradas y generosas, unos listados de titulares aparentemente azarosos pero delicadamente seleccionados y ordenados… es asombroso el cuidado que ha dedicado a cada una de las palabras, y el amor por la literatura que demuestra. Por ello mismo, y debido también a la ausencia de trama, de argumento, es un libro que merece ser degustado con calma, sin ninguna prisa, subrayando frases como un loco… hay que comprarlo, para releerlo desordenadamente como un poemario.

 Me ha costado mucho leerlo, pero me he obligado a ello, consciente de la satisfacción y el enriquecimiento que se obtiene de su lectura, sobre todo si uno se detiene a releer, a degustar.

 Un plato que no será del gusto de todas las bocas, una delicatessen, una frikada literaria para los muy entusiastas. Una maravilla.

Ensayo poético . Un 9.

15 de Marzo, 2019

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: