Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

“El instante mágico”       Chown, Marcus

Muy en la línea del gran “Un verdor terrible”, aunque con predominio de lo científico frente a lo literario, “El instante mágico” es un ensayo novelado que se divide en diez relatos independientes que tienen como protagonistas a matemáticos “magos” que, impulsados por intuiciones geniales y armados de una paciencia y voluntad excepcionales, hicieron descubrimientos cruciales para la historia de la ciencia.

 Le Verrier, Einstein, Schwarzschild, Dirac, Pauli, Higgs… protagonistas de relatos que engloban otros tantos, pues sus hazañas entroncan con las de sus predecesores y/o sucesores.

La idea que impulsa al libro es descubrir cómo las matemáticas, por razones casi mágicas y de un modo casi poético, son el lenguaje con el que está constituido el universo. Y para ello se centra en esos casos en que los que estas han previsto fenómenos en muchos casos inimaginables que han sido después corroborados por la observación y/o por estudios posteriores.

«La enorme utilidad de las matemáticas en las ciencias naturales es algo que raya en lo misterioso . Y no tiene una explicación racional»  (aunque tal vez «utilizamos las matemáticas para describir la única parte el universo que estás pueden describir»)

El motivo central no puede por menos que resultar apasionante y el estilo es ameno y entusiasta. Pero, por desgracia para mí, eso no ha sido suficiente: los temas que toca son muy complejos, técnicos y especializados (el descubrimiento de Neptuno por deducción matemática, de los campos magnéticos y las ondas hertzianas, la hermosa ecuación de Dirac, la implosión de las estrellas -origen de los elementos que forman la realidad-, los neutrinos, la antimateria, el rescoldo del Big Bang, las matemáticas del espacio curvo y la curvatura del espacio-tiempo, las ondas gravitacionales, cuya detección exige una precisión inconcebible…); entiendo que requiere de conocimientos previos sobre física y matemáticas, por lo menos. Con esfuerzo, he perseverado en su lectura aunque, honestamente, no he entendido ni jota. He intentado seguir, aturdido, sus explicaciones llenas de datos sorprendentes, fuerzas insondables y números elevados a potencias inauditas, explicaciones que van saltando alegremente de los electrones a los agujeros negros («objeto gravitacionalmente colapsado por completo»), de la partículas al cosmos, de lo mínimo a lo máximo… Pone todo el peso en la relación de la mecánica cuántica con la astrofísica y no hace el menor caso de otras disciplinas de la física o de la biología, quizá más cercanas, quizá menos mágicas.

Me han parecido especialmente acertadas y sugerentes las citas del inicio de los capítulos.


35 “el descubrimiento que hiciera Luigi Galvani en torno a 1781 de que la electricidad podía contraer la pata de una rana muerta había inspirado a la precoz autora Mary Shelley, de solo 18 años, a escribir Frankenstein en 1818″

50 “todo lo que le rodeaba y que se extendía hasta los mismos confines del universo conocido era campo electromagnético, como un vasto e invisible océano de energía en constante agitación, con sus multitudinarias vibraciones llenando el aire a su alrededor»

54 «… llevar a comprender que la gravedad no es otra cosa es que la curvatura del espacio-tiempo tetradimensiónal y que los átomos y sus componentes únicamente pueden describirse mediante ondas abstractas de probabilidad»

“De hecho, la teoría de la relatividad especial revela que el espacio y el tiempo son aspectos de una misma cosa: la entidad inconsútil del espacio-tiempo»

71 “La teoría de la relatividad especial de Einstein, publicada en 1905, postulaba que la velocidad de la luz es el lecho de roca sobre el que se asienta el universo, mientras que el espacio y el tiempo no son más que arenas movedizas. De hecho, a velocidades próximas a la de la luz, la distinción entre el espacio y el tiempo se desdibuja y revela que son aspectos de una misma cosa: el espacio-tiempo»

76 «la fórmula que había ideado parecía tener cierta cualidad divina: era económica, elegante y hermosa a un tiempo”

83 “La naturaleza debía de haber duplicado todas sus partículas elementales, y existía un mundo especular de electrones positivos y protones negativos, es decir, un universo de antimateria. El físico confesaría más tarde: «Mi ecuación era más inteligente que yo» (Dirac)

125 » el hierro de tu sangre, el calcio de tus huesos y el oxígeno que absorbes cada vez que respiras se formaron en el interior de estrellas que vivieron y murieron antes de que nacieran la tierra y el Sol»

168 » la correlación entre la abundancia de los elementos y la fuerza con la que estaban unidos sus núcleos»

182  «la naturaleza había utilizado dos grandes hornos para forjarlos: la bola de fuego del Big Bang, que produjo el helio y los elementos más ligeros en los primeros minutos de existencia del universo; y las estrellas, que posteriormente crearon todos los elementos más pesados»

197 «Según Einstein, el espacio tiempo deformado es la gravedad»

«Einstein comprendió que la proximidad de Mercurio a la mayor masa de todo el sistema solar implicaba que el planeta estaba orbitando en un espacio-tiempo más deformado que cualquier otro planeta»

207 “La principal razón por la que los agujeros negros se han considerado una monstruosidad tal es que, cuando una estrella sufre una contracción desenfrenada para formar un agujero negro, a la larga termina comprimida en un punto infinitesimal con unas densidad que se dispara hasta el infinito. Esta singularidad señala el desmoronamiento del espacio y del tiempo; y, de hecho, de la propia física»

224 “podríamos deducir que todas esas cosas existen simplemente para imponer la ínvariancia de gauge local de la función de onda del electrón»

257 «las ondas gravitatorias son increíblemente débiles, y ello por una sencilla razón: la fuerza de la gravedad resulta ser nada menos que 10000 trillones de trillones de veces más débil que la fuerza eléctrica que mantiene unidos los átomos del cuerpo humano»

288 «Si las matemáticas son el lenguaje de la naturaleza, la simetría es su sintaxis»


Blackie Books. Un 7.5 (muy interesante, pero no apto para profanos)

Ciencias puras

La Floresta, viernes 21 de Octubre, 2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: