Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

“Los últimos balleneros”       Doug Block Clark

 Entre el relato de viajes, la novela de aventuras y el ensayo sociológico-etnográfico, “Los últimos balleneros”  nos da a conocer la peculiar cultura de uno de los pocos grupos de cazadores-recolectores que quedan en la actualidad, los lamaleranos, habitantes de la isla de Lembata, en Indonesia, que se dedican a la caza de la ballena por medios tradicionales. O eso hacían hasta el presente, en el que su modo de vida se va viendo absorbido por la cultura global.


59 «…cuál era el futuro que les aguardaba: edificios de cemento de varias plantas; televisores que parloteaban sobre el presidente indonesio; radios en las que sonaba Ace of Base; motocicletas circulando por carreteras recién asfaltadas»


 Es una obra de no ficción; el enfoque es documental, periodístico, una crónica que da voz a diferentes testimonios que recoge el autor en sus diferentes y prolongadas estancias en la isla en las que convive con ellos y participa en sus rituales y en sus capturas


355 «Jon retiró uno a uno los escurridizos peces a través de la malla, arrancándoles en el proceso las alas delicadas e iridiscentes, el único elemento que los dotaba de belleza. A veces, Jon hacía una pausa, mordía un ojo y lo mascaba como un chicle mientras oteaba el mar desierto»


 Un aspecto muy interesante es el que habla de la confrontación entre tradición y modernidad, el conflicto cada vez más presente entre los que quieren introducir nuevas tecnologías -en la pesca, el comercio, la medicina…-, y los que abogan por conservar los métodos más arcaicos, rayanos en la superstición y ajenos por completo a la más mínima noción de Prevención de Riesgos Laborales.


369 «Advirtió a Ben de que no saltase jamás sobre el lomo de una mantarraya, porque sus alas enormes podían envolverlo y después arrastrarlo a las profundidades y ahogarlo»


 También hace hincapié en la tentación que supone para los jóvenes lamaleranos la cultura occidental en su avance inexorable.


185 «Le gustaba imaginar que su bemo no tenía nada que envidiar a una discomóvil, y que él era el DJ particular de los pasajeros, pinchando éxitos tanto de Occidente como de dangdut, el pop indonesio mezclado con sintetizadores y ritmos Bollywood (…) Se tatuó en la espalda «DJ» con letras góticas de quince centímetros y nunca le habló a Ignatius de este trabajo»


 En cambio, resulta algo más coñazo la descripción de ceremonias ancestrales, especialmente las que están contaminadas por la voraz doctrina católica.

 Por último destacaría las impactantes escenas de caza, en las que las pobres ballenas acaban dando bastante pena.


194 «…los ancianos responden que no es un solo golpe el que acaba con la ballena, sino la acumulación de heridas menores»


118 «Los imperios necesitaron forjar una cultura única capaz de aglutinar a su muy diversa población, y los modos de vida divergentes a menudo acabaron barridos por mandato oficial (…) a medida que los pueblos recolectores se sumaban a la civilización o está los exterminaba, el número de lenguas y culturas fue menguando»


Asteroide. Un 7.8

Crónica documental etnográfica.

La Floresta, lunes 11 de abril, 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: