Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

“Caso clínico” Macrae Burnet, Graeme

 Una mujer escribe un diario desde el atribuye al polémico psicoterapeuta Collins Braithwaite la responsabilidad de que su hermana haya decidido suicidarse. Decidida a desenmascararlo, acude de incógnito a su consulta como nueva paciente. A lo largo de las sesiones, se va poniendo de manifiesto tanto el desarreglo que sufre ella (y que de hecho se evidencia desde las primeras páginas) como la originalidad discutible de los métodos que el “doctor” emplea en su antiterapia.

 Por lo visto, hubo por los años 60 una tendencia en psiquiatría que se dio en llamar “antipsiquiatría” que proponía un cambio radical en el enfoque de los trastornos mentales si no negando su existencia, considerándolos casi como estados creativos que había que aceptar. La antipsiquiatría ponía en duda la existencia de una única identidad individual, se oponía a la medicación y pretendía acabar con las técnicas destructivas que se aplicaban a los pacientes, proponiendo a cambio tratamientos a base de terapias psicosociales. Hay sin duda mucho de aprovechable en este enfoque, en su momento novedoso, todo un revulsivo para la vieja escuela basada en la medicación, coma insulínico y electroshock, aunque desde la perspectiva actual lo vemos casi como un movimiento utópico y contracultural. Estoy seguro de que alguien versado en psiquiatría y psicoterapia encontraría objeciones a esta novela y a mi comentario, pero a mí me ha gustado mucho y creo haber entendido casi todo lo que cuenta, lo que ya es mucho.

 En todo caso, lo que destaca en “Caso clínico” es la polémica figura de Braithwaite, un terapeuta intuitivo y carismático con tantas luces como sombras en su currículum y un personaje entre lo genial y lo impresentable, excesivo y desaforado: alcohólico, mujeriego, inmoral, bocazas, hater… visionario? 


(327 «De lo que no hay duda es de que tenía un don para identificar el origen del descontento de sus clientes y para decir verdades que otros no habrían tenido el valor de expresar»)


 Con estos materiales, Macrae construye un thriller psicológico malintencionado e intenso, aderezado con diálogos inteligentes y perspicaces que utiliza diferentes puntos de vista, y juega con los conceptos de narrador poco fiable y con lo ficticio o no de su protagonista.

 He disfrutado mucho de esta lectura, me ha gustado mucho su planteamiento, su apariencia de verosimilitud, su humor sutil y su formato a base de testimonios, diarios, datos apócrifos… en fin, su onda de falso documental.


147 «Ya está otra vez desviando la conversación de lo que importa de verdad -suelen decir-. Supongo que pensará que esta evasiva es de lo más reveladora»

53 «Por lo general no se puede contar con que un hombre se fije en esas cosas, pero yo ya tenía la impresión de que al doctor Braithwaite no se le escapaba una»

64 «… ponían los ojos en blanco con un gesto de desesperación antes de proseguir con su silenciosa clasificación y criba de piezas»

93 «Por lo poco que sé, este escarbar en el pasado es uno de los pilares de las oscuras artes psiquiátricas. Ahí yacen las pistas enterradas que solo el inescrutable médico barbudo puede descifrar»

146 «Él se alimentaba del conflicto, y la buena o mala opinión que pudieran tener los demás de él le daba absolutamente igual»

164 «El truco le salía una de cada diez veces. En las otras nueve ocasiones, la moneda se le caía de la manga y él acababa buscándola a gatas por el suelo con dedos temblorosos juntos fuera cual fuese el resultado, y fingía asombro, puesto que no entraba dentro de mis funciones socavar aún más su confianza»

180 «Es incuestionable que hay algo en la sensación de hallarme constreñida que me enardece»

198 «Hice cuando estuvo en mi mano por quedarme quieta, pero sabía que él me estaba leyendo; que mis pequeños espasmos y tics eran jeroglíficos que desvelaban todo lo que yo quería ocultar (…) Lo importante es que esa es la historia que ha escogido contarme»

199 «Rehúye la interacción, cualquier contacto con sus congéneres (…) De lo que este trata de principio a fin es de su incapacidad para mezclarse con otras personas. Del temor a que la turben»

319 «… los Bell habían aceptado y asumido sus frustraciones existenciales y sexuales con tal efectividad que ni siquiera sabían que estaban muertos espiritualmente: son las personas más felices que he conocido jamás»

324  «Pero sus escarnios más operísticos se los reserva para Laing: «Ahí está, sentado en su Parnaso de estiércol, con una mesnada de cortesanos lisonjeros lamiendo sus orines como si fuera champán vintage»


Impedimenta. Un 8,5.

Thriller psiquiátrico

La Floresta, viernes 25 de noviembre, 2022

Anuncio publicitario

Un comentario sobre ““Caso clínico” Macrae Burnet, Graeme

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: