Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

“Stoner” Williams, John

  William Stoner, hijo único en una familia de granjeros, se desvía del camino previsto cuando descubre su vocación literaria. De naturaleza apocada y reconcentrada, encuentra en el ámbito docente universitario (primero en los estudios y a continuación en la enseñanza) un refugio ante las inclemencias del mundo, por lo que acabará pasando toda su vida trabajando allí con abnegación y sin pena ni gloria. Esta sería la poco prometedora sinopsis.

  A estas alturas, cualquier letraherido que se precie conoce esta novela “de culto”, por lo visto olvidada durante muchos años, de la que se dice que no pasa nada. Y no pasa gran cosa, en realidad, unos pocos hechos desperdigados (varias conversaciones aisladas con un par de colegas, un matrimonio basado en la incomprensión mutua, los cuidados de una hija que inevitablemente se malbaratará algún día, escuetas aunque significativas referencias históricas -¡dos Guerras Mundiales!- alguna rivalidad académica y una historia de amor otoñal condenada) que dan para llenar una vida. O una novela.

  “Stoner” es una obra intimista y reflexiva, el análisis obstinado de una personalidad paciente y resignada; una historia delicada, triste y profunda que no busca la acción ni la estridencia en ningún momento. Tampoco esconde ningún truco. Su estilo es preciso y mesurado, exquisito sin ostentación; se diría que no falta ni sobra nada.

  A mi me ha gustado mucho, por tratarse de una onda muy barojiana, muy loser, muy pesimista, aunque creo que es una obra muy para los amantes de la literatura. Entiendo perfectamente que su prestigio no vaya a la par con su popularidad.


8  «su madre contemplaba su vida con paciencia, como si fuera un momento largo que tuviera que aguantar»

31 «sentía la lógica de la gramática y pensaba que percibía cómo le salía de adentro, calando el lenguaje y respaldando el pensamiento humano»

35 «Pero tienes el mal, la vieja enfermedad. Crees que hay algo aquí, algo que encontrar (…) Al igual que la Iglesia en la Edad Media, a la que le importaban un bledo los seglares e incluso Dios, también nosotros sobrevivimos gracias a nuestros engaños»

36 «le daba una idea sobre la amargura corrosiva y salvaje de la juventud»

45 «la manera sencilla y elegante con que los líricos romanos aceptaban el hecho de la muerte, como si la nada a la que se enfrentaban fuese un tributo a la riqueza de los días disfrutados»

46 «y se rumoreaba que sus clases se habían vuelto tan excéntricas que sus alumnos asistían a ellas con temor»

77 «Si hablaba con ella o la tocaba con ternura, ella se apartaba de él retrayéndose y se quedaba muda, hierática, y durante días se sumergía en nuevos niveles de agotamiento»

78 «en aquella aquiescencia narcótica del sueño cabía engañarse con haber sido correspondido de algún modo»

123 «Quería trabajar el periodo del Renacimiento inglés y ampliar su investigación hacia las influencias del latín clásico y medieval en ese campo. Estaba en la fase de planificar su trabajo, y esa era la que más le gustaba, la selección entre aproximaciones alternativas, el rechazo de ciertas estrategias, los misterios e incertidumbres que albergan las posibilidades inexploradas, las consecuencias de decisiones»

138 «Walker es, por razones que comprenderás, de una timidez insólita y por lo tanto tiende a estar a la defensiva y ser algo displicente. Como todos, tiene sus problemas, pero su erudición y su habilidad crítica no deben, espero, ser juzgadas a la luz de sus comprensibles alteraciones psíquicas»

157 «Replanteó preguntas -siempre con disculpas-, cambiándolas de manera que la intención original se perdiera con la elucidación»

190 » se contentaría sólo con verla y hablar mientras ella soportara su presencia»

194 «sentía que nada saldría de esto sino incomodidad para usted e infelicidad para mí (…) El amor no es un fin sino un proceso a través del cual una persona intenta conocer a otra»

212 «Lamentamos la necesidad de plegarnos a los dictados morales de la clase media, y estamos de acuerdo en que la comunidad universitaria debería ser un nido de rebelión contra la ética protestante»

220 «En julio de 1936, cuando Franco se rebeló contra el gobierno de España y Hitler alimentó dicha rebelión para convertirla en una guerra mayor»

241 «Preparó la velada como si fuese la escena de un drama, con salidas y entradas e incluso con una línea o dos de guión»

243 «solo pudo pensar en su hija como en una niña pequeña que una vez estuvo sentada a su lado en una habitación lejana y que le miraba con deleite solemne»

249 «Se le nublaron los ojos y durante largo rato se quedó sentado inmóvil (…) Luego sonrió con ternura, como recordando algo, le vino a la mente que tenía casi sesenta años y que debía estar por encima de la fuerza de aquella pasión»

268 «Se tomaba las pastillas y sentía el dolor alejarse de la oscuridad, como un animal cauteloso»

273 «Había soñado con un tipo de integridad, un tipo de pureza cabal…»

Baile del Sol Ediciones. Un 8.6.

Intimista Académico

La Floresta, Miércoles 3 de julio, 2022

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: